Que nunca falte ESA luz, la loca experiencia de volver a encontrarnos

0
265
Juegos en Famlia
Juegos en Famlia

Durante un día con corte de luz durante mas de 12 horas, pasada la angustia de las baterías bajas, la falta de internet, fallas en la señal telefónica y demás atracciones para estar fuera del hogar aun estando adentro, podemos decir que no solamente sobrevivimos, sino lo mas importante, por 12 horas, nuevamente vivimos.

Tomar un café rodeados de los que comparten el mismo techo, pensando angustiosamente que el celular no tiene carga para sacarnos de ese infravalorado momento, vernos obligados a interactuar con los nuestros o con ajenos en ese casi olvidado acto de la charla sin pantallas que distraigan de la conversación. La propia emergencia a las que nos sometió la falta de electricidad, nos mostró lo vulnerables que somos en esta tecnodependencia y a la vez fue el principal disparador de dialogo en la mesa familiar.

Un dia del padre sin electricidad

Los puestos callejeros de venta de tortillas a la parrilla, los que vendieron comidas al paso y los que tenían ese insumo casi olvidado para iluminar cuartos al atardecer estaban atiborrados. Quizás siendo absurdamente positivos veamos que ante la emergencia, volvimos a encontrarnos.

La oscuridad llega temprano en invierno

La charla con los viejos, sin pensar en el armado vía whatsapp de una propuesta mas convocante, las risotadas y las anécdotas, las siestas en habitaciones compartidas con primos, entre juegos de mesa, sombras con velas y algún cuento de miedo o el recuerdo de las cosas divertidas que hacían los abuelos. La sobremesa XL fue un dulce bálsamo para los de mediana edad, quienes sin siquiera una radio al aire a falta de grupos electrógenos en las pobres emisoras de la actualidad, ni siquiera pudieron refugiarse en los sonidos vía auricular que los abdujeran de la jornada familiar compartida.

Resignación mediante, comenzaron pláticas y el ejercicio libre de la proposición de temas para charlar y otras magias ya desvanecidas. Un día atípico, deplorable desde el análisis social y el contexto, pero uno, que sin querer desempolvo el encanto de charlar mas con los presentes que con los requerimientos dactilares de la exigente pantalla táctil.

Volvió un día el disfrute de ver los regalos que estrenan los papas, el conteo de los infinitos pares de medias (todo un lujo a estas alturas), y luego, mucho mas tarde las alegrias cuando volvió «la luz», o la electricidad, para ser mas precisos.

Porque en el día de los padres ni siquiera la paupérrima elección de las inversiones para la explotación de nuestros recursos que derivaron en el corte, pudo evitar un rato de sol que nos entibie, la alegría de los chicos iluminando el hogar, ni mucho menos los recuerdos que hoy se llevaron «los que fueron de visita», y que a esta hora, en pleno uso de mis facultades eléctricas, me provocan ganas de pedir que nunca falte ESA luz, ni la loca experiencia de volver a encontrarnos.

Que hayan pasado un Feliz dia del Padre!!

En nuestra fanpage de facebook podes encontrar sin duda mucha mas información y novedades al instante, agradeceríamos si decides seguirnos y recomendarnos

No olvides visitar nuestra pagina principal para ver noticias actualizadas.

Hector Collante

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.