¿Y qué si Dios fuera uno de nosotros?, si fuera uno de esos invisibles del paisaje y nosotros simplemente lo ignoramos.

¿Qué pasaría si al escarbar entre las pocas propiedades de un sin techo, encontramos algo que nos estruja el pecho mas aun que su situación misma?

Don Lazarte guarda en su bolso, donaciones de comida, algunas de varios dias y malolientes, solo a modo de resguardo, “por si mañana no le acercan nada”.

Mirada traslúcida la de esos ojos tristes, la pobreza a veces atraviesa el alma como una flecha, una que nos hiere a todos.

Don Lazarte (se llama Enrique Francisco), es un hombre de avanzada edad internado en el Hospital General Lamadrid desde anoche.

Fui al hospital a interiorizarme sobre la situacion de este amable desconocido y a tratar de ayudar en lo que me resulta posible.

El anciano se encuentra en situación de calle, según dichos en la redes sociales, luego de que usurparan su casa tras una internación.

El parque 28 de Agosto, es su lugar de residencia actual, aunque para pernoctar suele hacerlo también al cobijo de alguna vidriera céntrica.

No siempre suena a romanticismo, cuando alguien dice que el cielo es su ÚNICO techo

Enrique no tiene familia y realmente necesita voluntarios para brindarle una ayuda, no económica, aunque no le vendría nada mal.

Actualmente necesita asistencia para su higiene personal, a la hora del té, almuerzo o cena.

Apelando al buen corazón de los monterizos, se necesita aunque sea una compañía de 30′, por razones personales no pude prolongar mi visita, y aprovecho para agradecer enormemente a la Señora Directora del Hospital Andrea Pireda y a la Señora Susana del área de Desarrollo Social quienes asumieron el compromiso de solucionar su situación de salud desde un principio.

Desde ya, muchísimas gracias de corazón!

Jesica Corbera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.